Author Archives: Alegría Crespo

  • 0

¿Cómo estás tú?

Category : Artículos

mama-y-nin%cc%83osMuchas veces nos cuestionamos: “¿Qué le pasa a mi hijo?”. Al ver una conducta inesperada, un emperro, alguna manifestación de agresividad. Si vemos al niño comiendo mucho o muy poco, si vemos que está decaído, si vemos que se aisla, nos preguntamos qué le está pasando.

Pues bien, es momento de hacer un análisis más profundo y preguntarnos qué nos está pasando a nosotros como individuos. En mucha ocasiones, se me acercan padres o madres de familia a hacerme consultas sobre ciertos comportamientos de sus hijos y comienzo por preguntarles: “¿Cómo estás tú?”. Les invito a ustedes, estimados lectores, a preguntarse cómo se sienten con su vida:

  • ¿Dedican suficiente tiempo a ustedes mismos?
  • ¿Dedican suficiente tiempo a la familia?
  • ¿Cómo está la relación de pareja?
  • ¿Cómo se sienten en su trabajo?
  • ¿Están pasando por alguna crisis?
  • ¿Se sienten solos o insatisfechos?

 

En fin, las preguntas son innumerables y no existen respuestas para todas. Lo importante es hacer un auto análisis para darnos cuenta que probablemente ciertas actitudes o comportamientos de nuestros hijos, devienen de nosotros mismos. Ser adulto no es sencillo, hay muchas exigencias y responsabilidades bajo nuestro cargo y hay ocasiones en las cuales nos sentimos abrumados, cansados y quisiéramos botar la toalla. Pues bien, al ser padres, estas actitudes se reflejan inmediatamente en el comportamiento de nuestros hijos, pues ellos perciben nuestro estado de ánimo, incluso la carga energética del hogar se siente más pesada o turbia, no hace falta que nos pregunten si nos está pasando algo para que se den cuenta que hay problemas.

Entonces, aprovechando que comenzamos un nuevo año, les invito a hacer una autorreflexión, si es por escrito, aún mejor. Un análisis que nos ayude a darnos cuenta de cómo estamos nosotros y a tomar conciencia real si podemos estar mejor. A establecer prioridades y darnos cuenta que de nosotros depende, en gran parte, el bienestar y la plenitud de nuestros hijos.

Alegría Crespo

PhD ( c ) Ciencias de la Educación


  • 0

La importancia de fortalecer la percepción del tiempo

Category : Artículos

nin%cc%83a-pintando-1Ha llegado ya el 2017 y con él muchos anhelos por un año positivo en los diferentes aspectos de la vida. Tanto los adultos como los niños, sentimos la necesidad de mejorar y ahora es el momento.

Aprovechando esta coyuntura de la transición del tiempo, es recomendable que los niños también establezcan prioridades para evolucionar como seres humanos.

Podemos, como padres, llegar a acuerdos con ellos para modificar positivamente ciertos rasgos de su conducta que sabemos que deben ser pulidos.

Debemos tomar en cuenta que un niño, a los cuatro años, diferencia el día de la noche, a los seis ya puede tener noción del día de la semana, a los siete años, identifica el mes y, recién a los doce años, se da cuenta de la duración del tiempo alcanzando la representación mental del mismo, por lo tanto, el nivel de estructuración del tiempo se manifiesta a esta edad.

El tiempo es abstracto y los niños, sobre todo, en la primera infancia, están familiarizados con lo concreto: con lo que pueden ver, sentir, oler, experimentar. Es por esta razón, que a un niño le cuesta comprender que debe esperar hasta su cumpleaños o hasta una fecha en particular para recibir un regalo esperado. Las hipótesis también les cuesta entender. Por ejemplo “Cuando llegue tu cumpleaños, te voy a reglar ese carrito”. Ante esta aseveración, nos arriesgamos a que el niño tenga una pataleta puesto que no logra comprender el significado real del tiempo.

Ahora bien, hay ciertas pautas que les quiero recomendar para trabajar y fortalecer esta percepción temporal en sus hijos:

  1. Después de leer un cuento, es importante dialogar sobre el orden de los sucesos y preguntarles qué paso primero, qué paso después y cómo terminó la historia.
  2. Tener un calendario cuadriculado, grande, a la altura del niño para que él pueda ir tachando día por día y comprenda cómo va pasando el tiempo.
  3. Hablarle claramente de tiempos específicos. Por ejemplo: en 20 minutos salimos a la reunión. Así él va aprendiendo a discriminar.

Ahora bien, aprovechemos este año 2017 para poner plazos en cambios y mejoramiento de actitudes. Recordemos que un hábito se construye en pocas semanas y de esta manera podemos moldear para bien la personalidad de nuestros hijos.

 

Alegría Crespo

Phd (c) Ciencias de la Educación

 

 


  • 0

Ilusión de Navidad

Category : Artículos

Por:

María Fernanda Crespo Cordovez

Máster en Educación Inicial y Educación Especial

arbolito-navidad

Empieza diciembre y trae consigo una mezcla intensa de sentimientos.  Los que tenemos la suerte de tener un niño en casa sabemos que la ilusión es una de las sensaciones más importantes en esta época del año.  Y creo que debemos detenernos un momentito a observar a nuestros pequeños y darnos cuenta cuáles son las cosas que provocan esta gran ilusión.

Ver sus ojitos brillantes y embelesados mirando las luces del árbol y del pesebre, escuchar sus manitas palmear al ritmo de un villancico, reír a carcajadas de la emoción al cantar junto a su familia y sus amigos.  Si paramos un ratito, ellos nos enseñan a disfrutar de las cosas simples de la vida, y en Navidad no dejemos que sea la excepción.

Si, como padres todos queremos satisfacer los deseos materiales de nuestros hijos (desde un sticker hasta el nuevo teléfono inteligente), pero, creo que es momento de valernos de su maravillosa esencia para evitar que la Navidad siga centrándose en lo material.

Nadie habla de suprimir los regalos, pero pienso que debemos limitarlos haciendo que ellos mismos sean los que prioricen sus necesidades.  Alguna vez leí que es bueno regalarles algo que deseen, algo que necesiten y algo para leer; y en realidad me parece una buena idea, podemos intentar algo así.

Creo que es importante no condicionar su comportamiento con la entrega del regalo en Navidad, sino enfocar el regalo como un símbolo de generosidad, de aprender a entregar y a recibir, y esto poder trasladar más adelante a sentimientos, a felicitaciones, a palabras de aliento, al amor.

Recordemos en esta Navidad el valor de inculcar en nuestros hijos el ser agradecidos.  Por supuesto agradecer por los regalos recibidos (pues son una muestra de cariño), pero sobre todo agradecer por un día más de vida, por la familia, por la salud, por los amigos, por tener calor y comida, por mirar, por escuchar, por ser… Siempre, siempre hay algo por lo cual, estar agradecidos.

Y por último, aprovechemos esta época especial del año para fomentar en nuestros niños la generosidad y la solidaridad.  Desde los más pequeñitos (escogiendo un juguete para otro niñito) hasta los más grandes (compartiendo su tiempo con gente que lo necesite).

Que esta Navidad les encuentre tranquilos, les traiga paz y les haga sentir más amor, y que a todos nos permita mirar alrededor, apreciar esas cosas sencillas de la vida y sonreír.

 


  • 0

Navidad de Pavos

Category : Artículos

navidad-2La casa donde crecí era mágica. Largos corredores, techo de teja, paredes de adobe, una casa de la época colonial. La caracterizaban una gran chimenea que calentaba las tardes frías de la alta ciudad de Quito y eucaliptos muy, muy altos. Los sueños de niña se hacían realidad en “Farsalias”. Había rincones inhóspitos donde me podía esconder por horas a escribir o leer, a vivir mi niñez a plenitud.

Viví tan deliciosamente esta etapa de mi vida, que todo era posible en esa casa mágica.

Poniéndoles en este contexto, la Navidad también se enmarcaba en un ambiente especial. Si teníamos alguna necesidad, guardábamos esa petición para Navidad, desde ropa, zapatos o alguna novelería. Éramos de poco consumo en mi niñez, seguro ustedes lo recuerdan así. Nos levantábamos muy temprano el 25 de diciembre con mucha ilusión para ver quizá dos regalitos bajo el árbol y llenas de alegría, mis hermanas y yo, encontrábamos lo que habíamos pedido en esa carta dedicada al Niño Jesús.

Los cantos, los rezos, las novenas, la familia, el pan de Navidad eran lo esencial.

Recuerdo especialmente una Navidad, un 25 de diciembre, probablemente era 1987. El jardín entero se llenó de pavos vivos, pavos que hacían mucho ruido y corrían buscando la salida. Mi papá nos llamó lleno de emoción diciéndonos que el Niño Jesús nos había mandado pavos a la casa por Navidad. Mis hermanas y yo reíamos nerviosamente viendo este fenómeno que ocurría frente a nuestros ojos y nos hacía sentir únicos. ¿Y qué íbamos a hacer con tantos pavos? Nos encontrábamos ante una situación sui generis. En pijama, muertos de risa, con nervios y con aproximadamente 50 pavos en el jardín, esa Navidad nunca sería olvidada. Y ha sido así, por eso les estoy contando.

Después de unas horas llegó un pastorcito a buscar sus pavos. Esto completaba la ilusión, parecía salido del pesebre, parecía haberse encarnado el personaje de un cuento navideño. Mi mamá le brindó un pedazo de pastel y leche y fue arriando los pavos hasta perderse de nuestra vista. Nos miramos sonreídos con una mirada cómplice, los pavos fueron protagonistas de esa Navidad. Y así, como se perdieron lo pavos de nuestra vista, la Navidad y su espíritu de estas fiestas, se va perdiendo a medida que pasan los días y los meses. Lo lindo y lo que se debe rescatar es esa unión familiar y la generosidad con el más necesitado. Debe ser un estado de ánimo permanente, no fugaz, como la visita de esos pavos.

La Navidad nos une, nos acerca, nos ayuda a reflexionar sobre lo importante de la vida y se resume en: familia, bondad, fe y generosidad.

Sé que todos tenemos recuerdos de navidades especiales, sé que vemos con cierta nostalgia esta época, sé que para mí, esa visita de los pavos corriendo por el jardín me ayuda a reír nuevamente como niña y a darme cuenta que la Navidad es la época más mágica del año. Regalemos eso a nuestros hijos: experiencias inolvidables, amor y magia. Todo lo demás lo puede comprar el dinero, pero nada material deja recuerdos para siempre.

Que esta Navidad tu hogar se llene de luz, de esperanzas y de muchas risas y miradas infantiles.

Alegría Crespo

PhD (c) Ciencias de la Educación

 


  • 0

Gracias por existir

Category : Artículos

gratitudEl pétalo de una flor, los gajos de la toronja, el aleteo de un colibrí, un hermoso atardecer, son motivos y razones suficientes para dar gracias a la vida.

Estoy escribiendo esta columna el jueves 24 de noviembre, Día de Acción de Gracias. Lastimosamente, en Latinoamérica no se festeja este día como deberíamos, pues hemos adoptado otras fiestas de menor importancia y significado como propias.

Ahora bien, el Día de Acción de Gracias, me lleva a reflexionar sobre la importancia de la gratitud. Apreciamos la salud, cuando estamos enfermos, apreciamos la alegría, cuando hemos estado tristes, apreciamos el descanso, cuando hemos estado agobiados por el trabajo. Muchas veces apreciamos a una persona…cuando ya no está.

La gratitud debe empezar por nosotros mismos, al levantarnos cada día de la cama. Si no hay dolor: gracias. Si mi familia está bien: gracias. Si tengo trabajo: gracias. Si tengo metas: gracias. Y también, vale la pena, agradecer por los tropiezos, por lo difícil. Si estoy pasando un problema: gracias. Si tengo una pena: gracias. Si tengo una preocupación: gracias. Puede sonar irónico, pero al agradecer, aceptamos y al aceptar, trabajamos para mejorar y poder salir de cualquier situación.
Cada vez que conozco a alguien fuerte y admirable, ha pasado por algo duro en la vida. No esperemos a que pase algo doloroso para apreciar, valorar y atesorar lo que tenemos.

Si nosotros somos ejemplo de gratitud, aquellos que nos ven para arriba, nuestros hijos, también sabrán apreciar lo que la vida les da. Hay una frase que llena el alma y nos da alas y es: “Gracias por existir”. Cuando alguien a quien amas te dice esto, te sientes feliz, luminoso, poderoso y vital. Sientes que tu vida es apreciada y valorada por alguien más y esto te da fuerzas para seguir. Entonces, agradezcamos a los que amamos por existir, agradezcamos a nuestros padres y agradezcamos a nuestros hijos. Seamos ejemplo de gratitud.

Se nos acercan fiestas de mucho consumo, de una preocupación desmedida por los regalos. Hoy es mi fiesta. Porque lo realmente importante, no tiene precio y no se puede comprar.

Dejemos huella de gratitud en la vida, dejemos huella de gratitud en nuestros hijos. Ese granito de arena, ya hará de este mundo un mejor lugar para vivir y decir “Gracias a la vida”.

Alegría Crespo

PhD (c)

 

 


  • 0

La Fuerza del Ejemplo

Category : Artículos

 

El ejemplo es la fuerza que arrastra. Es el motor que alienta. Es el espejo de nuestras acciones.ejemplo-2

Tan cierto es esto, que nos vemos como padres, actuando como nuestros padres lo hacían con nosotros, en la mayoría de ocasiones y en aquellas conductas que nos moldearon para bien, haciéndonos adquirir ciertas facultades que consideramos que nuestros hijos deben tener.

Veo con cierta preocupación cómo muchos padres de familia delegan la crianza de sus hijos a la escuela, y esto se hace de manera inconsciente. Criar un hijo, dos o tres, no se diga más, no es tarea fácil. Muchas veces nos encontramos frente a situaciones ante las cuales no sabemos cómo proceder, nos abruman y nos generan real ansiedad. Además, hay que sumar el hecho de que nos encontramos en un época en la cual la figura de autoridad ha sido transgredida de tal manera que antes con una mirada fija de los padres, uno dejaba de hacer lo que estaba haciendo o de decir lo que estaba diciendo, comprendiendo claramente que la conducta debía ser suprimida. Hoy, al contrario, cuando miramos fijamente a nuestros hijos, nos devuelven la mirada con la misma intensidad o el mismo desafío y muchas veces nos preguntan “¿por qué me ves así?”. Es decir, estamos frente a una generación distinta a la nuestra y esto se da porque el ritmo evolutivo y cambiante del mundo hace que los niños presenten distintos comportamientos.

Ahora bien, tomando en cuenta justamente la forma de proceder de la nueva generación, me remonto a una figura clave en la crianza de nuestros hijo: el ejemplo. Es impactante ver cómo los chicos imitan lo que ven en casa. De tal manera que creo importante hacer una pausa y reflexionar sobre los siguientes puntos:

  1. El tono que utilizo con mis hijos o con el resto de la familia ¿es armónico, genera bienestar?
  2. Al expresarme de otras persona, ¿lo hago de manera respetuosa y positiva?
  3. Si sucede un incidente ¿reacciono impulsivamente o con tranquilidad?
  4. Si tengo una pelea con mi pareja ¿lo hago frente a los niños?
  5. Si tengo un altercado en la calle y mis hijos me observan ¿recuerdo que ellos están ahí?
  6. ¿Fomento a una vida sana con ejercicio, trabajo y buena alimentación?
  7. Cuando regalo o dono algo, ¿me desprendo de cosas útiles y en buen estado?

Sé que no todos podemos cumplir con estos puntos permanentemente, pero estoy segura de que si hacemos una auto reflexión, nos podemos dar cuenta en qué estamos fallando, incluso, nos podemos percatar por qué nuestros hijos actúan de cierta manera.

ejemplo-1Nuestra influencia en la vida de nuestros hijos es determinante. Estamos haciendo todo por su felicidad. Con esta reflexión, recordemos que la palabra convence, pero el ejemplo arrastra.


 

Alegría Crespo

Phd (c) Ciencias de la Educación

 


  • 0

La vida es magia

Category : Artículos

img_1207Creo en la magia. Soy muy racional, pero creo en la magia. Insisto, se necesita creer en ella para saltar los obstáculos de la vida con gracia y con luz, con risas y travesura. La magia está en los detalles cotidianos que no puedes comprar, está en la risa de tus hijos, en contar los cinco deditos de su mano, en ver el hoyito que se les hace al sonreír, en ver cómo bailan, se mueven y en sentir esos abrazos que nos condensan en un instante la verdadera razón de vivir.

Era agosto de 1998, mi padre falleció en un trágico accidente aéreo y mi mamá y hermanas sobrevivieron (milagrosamente) al mismo. Yo tenía 22 años, me había acabado de casar un mes antes y estaba viviendo en una nube rosada. Ese 29 de agosto de 1998 cuando supe que el avión se estrelló, literalmente mi mundo se ensordeció con el sonido de la muerte, de un inmenso cristal que se rompía ante mí, era un sonido tan fuerte que sonaba a vacío. Mi vida se puso en pausa y dejé cualquier resto de mi niñez ese instante. El dolor fue tan enorme que estaba amortiguada, me dolía tanto que ya no sentía y debía sacar fuerzas para velar por mi mamá y hermanas que yacían con quemaduras de tercer y cuarto grado en un hospital luchando entre la vida y la muerte por casi tres meses. Tres mujeres valientes y luminosas que siguen destellando su luz 18 años después y que me enseñan con un guiño de ojo o un abrazo que la vida es maravillosa.

Cuando la muerte me abrazó, se me acercó y me susurró que se llevaba a mi papá, mi mejor amigo, confidente, ejemplo y guía, la vida, por unos instantes, perdió sentido para mí.

Y aquí viene la magia: era 1 de enero de 1999, mi hermana menor nos llamó llorando a decir que mi papá se había presentado en un sueño…se presentaba a despedirse. Entre varios mensajes de amor, dejaba uno muy especial para mí: que me llegaría una sorpresa única. Yo solo lloraba sintiendo su amor como un vínculo indestructible.

Pasaron unos días y supe que estaba embarazada. Recuerdo que estaba sola en el baño cuando me hice la prueba de embarazo y vi dos rayitas aparecer. Fueron las dos rayitas más maravillosas que he visto en mi vida y me anunciaban la pronta llegada de un bebé.

Pocas semanas después fuimos al eco, y el doctor nos preguntó: “’¿ustedes sabían que son dos?” mi marido perdió el color y yo solo comencé a reír nerviosamente y después a llorar, a reír y llorar al oír dos corazones dentro de mí. ¡Llevaba dos vidas dentro de mi vida!

Ese momento, todo cobró sentido: el ciclo de la vida se presentaba ante mis ojos. Con un dolor inmensurable perdía a mi ser amado, mi padre, pero experimentaba la maravilla de la maternidad. El motor de estas nuevas vidas devolvió luz y color a toda la familia.

Hoy, grata por ser madre, abrazo a mis mellizos Rodrigo y Gonzalo de 17 años y les agradezco su existencia porque ellos me devolvieron a mí y a los míos la magia de la sonrisa. Eso es magia…eso es el milagro de la vida.

 

Alegría Crespo

Phd Ciencias de la Educación (c).


  • 0

Formando seres humanos responsables

Category : Artículos

nin%cc%83a-felizTomando en cuenta que estamos en un proceso en que pretende renovar el sistema educativo, un aspecto fundamental son las tareas escolares. Los principales y más reconocidos sistemas educativos del mundo, como lo es Finlandia, han reducido las tareas escolares al mínimo. Esto se pretende imitar ya que en otros sistema educativos se ha comprobado que los estudiantes no adquieren más aprendizaje ni refuerzan lo aprendido en la escuela con las tareas escolares.
Ahora bien, a pesar de que muchos padres están totalmente de acuerdo con la reducción de tareas escolares, otros no lo están ya que consideran que este aspecto es esencial para mantener a sus hijos ocupados y para reforzar la adquisición de responsabilidades.
Desde mi punto de vista de pedagoga, creo que se pedía urgentemente la reducción de tareas escolares y aplaudo que sea ya parte del sistema educativo. ¿Por qué? Porque las tareas muchas veces eran un elemento de tensión en el hogar que, además, no fortalecía el aprendizaje de los chicos.
Entiendo, por otro lado, la preocupación de muchos padres que necesitan fortalecer el sentido de responsabilidad y el buen uso del tiempo de ocio en sus hijos.

Aquí, algunas sugerencias:

  1. Tema de interés: De acuerdo a su edad, escojan un tema y delégale que encuentre cierta información sobre el mismo. Puedes entregarle un libro, o facilitarle un sitio web, de esta manera, además le ayudas a desarrollar sus destrezas de lectura e investigación.
  2. Diario de actividades: pueden llenar juntos un libro en blanco que contenga recuerdos, actividades realizadas, dibujos que representen momentos. Esto puede ser llenado día a día con el fin de establecer una rutina.
  3. Delega a tu hijo tareas en el hogar: ordena el baúl de juguetes, ayúdame a poner la mesa, cocinemos la cena, pon la comida al perro. De esta manera tu hijo tendrá siempre una responsabilidad propia que debe cumplir.
  4. Manualidades: una dos veces por semana, de acuerdo a la edad e tu hijo, busquen distintos tipos de manualidades con material sencillo para utilizar de manera armónica y provechosa el tiempo.

nin%cc%83o-felizSi invertimos un momentito al día para planificar actividades productivas, entretenidas y variadas con nuestros hijos, lograremos fortalecer destrezas y, lo más importante, le demostramos nuestro afecto y estrechamos lazos. No es necesario invertir dinero, solo un poco de tiempo y creatividad para lograr que tu hijo se sienta orgulloso de si mismo cumpliendo las responsabilidades que han acordado juntos.

El aprendizaje será interiorizado y se quedará en su memoria con mucho mayor impacto que las tareas escolares.

 

Alegría Crespo

Phd (c)


  • 0

La importancia de fomentar el aprecio

Category : Artículos

granja“Crecer es un trabajo a tiempo completo y agotador para el niño” (Domenech, 2016, p. 79). Mientras cumple años, el niño va recibiendo más responsabilidades y se siente bajo presión, como nos sucede a muchos de los adultos.

Entonces, al momento de delegar responsabilidades, debemos ser muy realistas y conscientes de que las mismas están de acorde a la edad y a las posibilidades de nuestros hijos con el fin de que sean cumplidas y que ser responsables se convierta en hábito. En este escrito me referiré únicamente a la importancia del cuidado de sus pertenencias.

Tomando esto en cuenta, desde los dos años ya debemos asignar tareas que denoten cuidado de sus cosas. Recuerdo cuando era niña, tenía la casita de la granja de Fisher Price, no sé si lo recuerdan ustedes, pero cuidaba a cada animalito y al granjero y su esposa, al tractor con mucha prolijidad, porque sabía que si los perdía no habría más. Ahora, vivimos una época mucho más desechable, mucho más descartable. Si nos ponemos a analizar, las televisiones en cada casa duraban 10 o 15 años, al igual que cualquier electrodoméstico. Se zurcía la ropa una y otra vez para utilizarla hasta que realmente no sirva. La evolución por la cual hemos atravesado, hace que en la actualidad remplacemos las cosas con mucha facilidad. Por lo cual, creo que debemos volver al aprecio real de las cosas y así, con ese ejemplo, enseñar a nuestros hijos que esa es la manera adecuada de proceder. Si nos ponemos a ver, nuestras madres o abuelas son acumuladoras, es decir, guardan cartas, invitaciones, recuerdos de bautizos, recortes de revista, entre otras particularidades para mantener el recuerdo intacto.

Nosotros, al tener almacenaje digital ya no tenemos ese concepto del recuerdo y de alguna manera lo enviamos a la “nube” lo cual hace que minimicemos el espacio y nos deshagamos de lo que no es absolutamente necesario.


Este recuento para hacer una breve reflexión de qué estamos transmitiendo a nuestros hijos. Si ellos saben que se ha comprado algo con esfuerzo y que no estaremos comprando juguetes ni novedades cada vez que salgamos de paseo, incentivaremos el cuidado de sus cosas. Esta es la responsabilidad principal desde que son chiquitos, de esta manera con algo que parece sumamente simple pero que en realidad necesita de supervisión diaria, formaremos seres humanos que valoren y aprecien lo que tienen.

Al formar a nuestros hijos valorando lo que tienen, estamosgranja2auspiciando a que
cuando crezcan sean adultos responsables y esforzados.

 

Fuente: Domenech, M. (2015). Edúcame Bien: 100 respuestas para madres y padres preocupados. Penguin Random House: Buenos Aires.

 


  • 0

Llegó el día de decir NO a las tareas escolares

Category : Artículos

nin%cc%83o-estudiando-1Una de las preguntas diarias en la dinámica de un hogar es: ¿tienes tareas? O ¿ya
terminaste las tareas?, muchas veces la repuesta de los chicos es “no, estaba esperando a que llegues porque no puedo solo”. Entonces, nos ponemos a pensar si las tareas son para los chicos o para los padres. En ciertas ocasiones, además, exigen un presupuesto adicional para comprar material con el fin de realizar extraordinarias maquetas o modelos de átomos y mapas geográficos. Una escena que se repite en cada hogar es la mamá o el papá hasta altas horas de la noche terminando una tarea de su hijo. Esto se da porque el estrés del niño hace que el papá haga todo por ayudarle y bajar su ansiedad, siendo el resultado la creciente tensión en el hogar.

Tomando en cuenta estos aspectos, el Ministerio de Educación del Ecuador ha resuelto según el nuevo acuerdo ministerial, reducir el tiempo de las tareas dependiendo del nivel que está cursando el niño o el adolescente. Entonces, va desde los 30 minutos para los más chiquitos hasta dos horas para los adolescentes de los últimos años de bachillerato. Otro aspecto importante a considerar es que ya no se pueden mandar tareas los fines de semana ni los feriados. Entonces, los feriados ¡sí serán vacaciones!

Acertada decisión que contempla aspectos como:

  1. Pertinencia: las tareas deben ser apropiadas para la edad y necesidades de cada estudiantes, óptimas para desarrollar sus responsabilidades, deben tener en cuenta el acceso de los estudiantes a la tecnología y recursos.
  2. Planificación: se refiere al propósito de las tarea, el cual debe estar alineado con el currículo institucional y con los intereses y necesidades de los estudiantes, así como que deben estar alineadas con lo trabajado en clase buscando un objetivo de aprendizaje.
  3. Cantidad: Respetar el tiempo de ocio de los estudiantes, así como sus actividades extracurriculares, tomando en cuenta el tiempo requerido para la preparación de exámenes.

Ahora bien, cabe recalcar que del dicho al hecho hay mucho trecho y que se debe capacitar a los docentes para que realmente se ponga en práctica de manera efectiva este acuerdo. No solamente porque así indica el Ministerio sino porque los mejores sistemas educativos del mundo ya han dado ejemplo reduciendo al mínimo o eliminando las tareas para el hogar. Un claro ejemplo es Finlandia, el cual da prioridad a la importancia del tiempo que los alumnos invierten en la escuela siendo éste suficiente para su educación, por lo cual las tareas para la casa son mínimas.

La ONU también respalda la postura de minimizar las tareas escolares y cita al profesor Harris Cooper, de la Universidad de Duke que declara: “No hemos encontrado evidencia de que las tareas ayuden a los niños a ser mejor estudiantes”. Además, la ONU está solicitando a todos los sistemas educativos registrados eliminar las tareas escolares porque no se ha encontrado evidencia de que mayor cantidad de tiempo de tareas sea más productivo en el aprendizaje.


Los chicos deben ser responsables y hay muchas maneras de lograr este objetivo a través de actividades entretenidas o del hogar que los hagan reforzar su autonomía y responsabilidad sin desgastarse en frustración o cansancio con las tareas escolares.

deber-2Lo importante es que todo el sistema educativo se sintonice para lograr la formación de niños que disfruten más de su aprendizaje y así, sean individuos proactivos y responsables.

 

 

Fuentes:

Ministerio de Educación. (2016).  ACUERDO Nro. MINEDUC-ME-2016-00094-A, Oct. 2016

Increíble: la ONU pide reducir las tareas escolares en todo el mundo.

Recuperado de:

http://www.educacionenred.pe/noticia/?portada=95789#ixzz4NSa8xbSj

Alegría Crespo

PhD (c)

 

 

 


Educar con Alegría