El héroe y el amor

  • 0

El héroe y el amor

Category : Artículos

Papa e hijo

He escuchado en varias ocasiones que para un niño, su padre es su primer héroe y para una niña, su padre es su primer amor. Esto es tan real como que para un niño su padre también es su primer amor y para una niña su padre es su primer héroe…y posiblemente el único.
El rol del padre es un pilar fundamental en la familia. Es quien puede abrazar con tanta ternura que calma en los momentos más difíciles a su hijo. Es quien con su valentía defiende a los miembros de su familia con la tenacidad de un león.
Es aquel que cuando sienta en su regazo a su hijo o a su hija para contarle un cuento, logra que el momento sea único.
El hombre dentro de la familia, a lo largo de la historia, ha cumplido con su papel de proveedor. En la época de las cavernas era quien salía a cazar para alimentar a los suyos. Hoy, de corbata y traje, o con el uniforme de su profesión cumple el mismo papel, sin embargo, la actualidad demanda de él otro tipo de funciones. Nos encontramos en una época en la cual el ritmo rápido de vida, el estrés interminable, las largas jornadas de trabajo, los negocios, la competitividad, los títulos, los bienes materiales, el satisfacer las expectativas de la sociedad, consumen demasiado tiempo. Aquí, cabe recordar que el trabajo no agradece, la familia sí.
En fin, para no salirme del tema, cuando llega el papá a casa, la familia se ve completa y la balanza adquiere total equilibrio. La niña quiere enseñarle a su papi todo lo que ha hecho en el día, quiere contarle con quién jugó, busca llamar su atención a como de lugar. El niño quiere jugar a los aviones, carritos, superhéroes, a la lucha libre, fútbol, quiere sentir que su papi es de él.
La paternidad es única, ser padre es un privilegio y, más allá de la situación de cada hogar, el tiempo que brinde el padre a sus hijos tiene una importancia fundamental en la vida de los chicos desde su nacimiento y durante toda la vida. Es recomendable entonces que el padre, dentro de su agenda diaria, disponga de un espacio único para estar con sus hijos.
Aquí les brindo algunas sugerencias de actividades para que se conviertan en una rutina saludable y que, posteriormente se aun hábito que beneficie al desarrollo integral del niño y de la niña.
1. Lee a tu hijo o hija todos los días. Si son 10 minutos está bien, pero sé consistente. La lectura, además de crear un lazo afectivo sólido y fuerte, incrementa el vocabulario de tu hijo/a y da paso a que su imaginación no tenga límites.
2. Practica alguna actividad al aire libre con tu hijo o hija. Salir de paseo, de pic nic, de caminata, al parque, los unirá en un espacio de esparcimiento y de contacto con la naturaleza, lo cual es sumamente importante en una época en la cual la tecnología es protagonista en muchos hogares.
3. Dale una linda sorpresa a tu hijo o hija llegando a casa más temprano y sacándolo de su rutina. Simplemente hazle saber que lo necesitas y que has dejado tus obligaciones laborales porque necesitas tiempo con él. Esto reafirmará su autoestima y fortalecerá su relación.
4. Planifica una escapada padre-hijo. Una noche en una hacienda o en la playa, un viaje sea cerca o lejos. Debe ser solamente de los dos y te garantizo que será una experiencia que quedará marcada para siempre en su memoria.
5. Dile todos los días cuánto lo amas, lo importante que es para ti y lo afortunado que te sientes al ser su padre.
Ser el primer amor de una princesa y el primer héroe de un príncipe es privilegio de pocos. Atesora esto como un regalo de la vida y abraza a
Papa e hijo


Educar con Alegría