Ilusión de Navidad

  • 0

Ilusión de Navidad

Category : Artículos

Por:

María Fernanda Crespo Cordovez

Máster en Educación Inicial y Educación Especial

arbolito-navidad

Empieza diciembre y trae consigo una mezcla intensa de sentimientos.  Los que tenemos la suerte de tener un niño en casa sabemos que la ilusión es una de las sensaciones más importantes en esta época del año.  Y creo que debemos detenernos un momentito a observar a nuestros pequeños y darnos cuenta cuáles son las cosas que provocan esta gran ilusión.

Ver sus ojitos brillantes y embelesados mirando las luces del árbol y del pesebre, escuchar sus manitas palmear al ritmo de un villancico, reír a carcajadas de la emoción al cantar junto a su familia y sus amigos.  Si paramos un ratito, ellos nos enseñan a disfrutar de las cosas simples de la vida, y en Navidad no dejemos que sea la excepción.

Si, como padres todos queremos satisfacer los deseos materiales de nuestros hijos (desde un sticker hasta el nuevo teléfono inteligente), pero, creo que es momento de valernos de su maravillosa esencia para evitar que la Navidad siga centrándose en lo material.

Nadie habla de suprimir los regalos, pero pienso que debemos limitarlos haciendo que ellos mismos sean los que prioricen sus necesidades.  Alguna vez leí que es bueno regalarles algo que deseen, algo que necesiten y algo para leer; y en realidad me parece una buena idea, podemos intentar algo así.

Creo que es importante no condicionar su comportamiento con la entrega del regalo en Navidad, sino enfocar el regalo como un símbolo de generosidad, de aprender a entregar y a recibir, y esto poder trasladar más adelante a sentimientos, a felicitaciones, a palabras de aliento, al amor.

Recordemos en esta Navidad el valor de inculcar en nuestros hijos el ser agradecidos.  Por supuesto agradecer por los regalos recibidos (pues son una muestra de cariño), pero sobre todo agradecer por un día más de vida, por la familia, por la salud, por los amigos, por tener calor y comida, por mirar, por escuchar, por ser… Siempre, siempre hay algo por lo cual, estar agradecidos.

Y por último, aprovechemos esta época especial del año para fomentar en nuestros niños la generosidad y la solidaridad.  Desde los más pequeñitos (escogiendo un juguete para otro niñito) hasta los más grandes (compartiendo su tiempo con gente que lo necesite).

Que esta Navidad les encuentre tranquilos, les traiga paz y les haga sentir más amor, y que a todos nos permita mirar alrededor, apreciar esas cosas sencillas de la vida y sonreír.

 


Educar con Alegría