Reflexión de lecturas y análisis de los componentes curriculares del un Centro de Desarrollo Infantil privado de la ciudad de Quito

  • 0

Reflexión de lecturas y análisis de los componentes curriculares del un Centro de Desarrollo Infantil privado de la ciudad de Quito

Category : Ensayos

  1. SÍNTESIS ESCRITA DE LOS TEXTOS DE DARNTON Y CHARTIER

 

La historia del orden letrado tiene una importancia sumamente significativa en el sistema educativo de todos los tiempos. Tomando en cuenta que las letras han constituido una base fundamental de conocimiento para todos los saberes, lo que ha quedado escrito, los aportes literarios y académicos, el plasmar a la ciencia a través de las palabras, se convierte en una reflexión interesante y válida el comprender ciertos rasgos de la historia de las letras. Sobretodo, como educadora, me siento comprometida a reflexionar sobre este tema, pues es el que marca tendencias que se hacen visibles y tangibles en la realidad educativa nacional e internacional.

La obra de Robert Darnton (1987), “La gran matanza de gatos y otros episodios en la historia de la cultura francesa”, recopila mediante entretenidos relatos aspectos literarios que engloban una concepción general de la situación en la Francia del siglo XVIII. Si bien es cierto que grandes escritores franceses son reconocidos mundialmente y han sido un referente histórico para distintas ciencias, en esta compilación de Darnton se marca una tendencia narrativa que hace que se conciba de manera entretenida y a la vez, informativa, la realidad de las letras en esta cuna del conocimiento.

En el capítulo IV: “Un inspector de la policía organiza su archivo: La anatomía de la República de las Letras” se analiza desde el punto de vista policial e investigativo a través de D´Hemery el grupo social de los escritores (que vienen a ser conocidos como tal en el siglo XVIII). D´Hemery era un inspector del comercio de libros y dedicó gran parte de su vida a conocer a profundidad a los escritores. Él “no presentó su investigación como una sociología de la cultura ni cuestionó su base epistemológica. Solo realizó su trabajo: investigar” (Darnton, 1987, p.148). Lo interesante de su trabajo es cómo realizó sus expedientes de manera sistemática. Este inspector buscaba la información y plasmaba en los informes su opinión literaria.

Surgen ciertas características importantes a partir de estos informes: la mayoría de los escritores eran hombres, la clase campesina no tenía acceso a libros, la población literaria estaba inconforme pero no era revolucionaria, entre otros. Un aspecto que resulta interesante es que los escritores debían conseguir un protector y encontrar un puesto en la administración real; el matrimonio era en muchos casos, una herramienta para conseguir estos objetivos. D´Hemery veía al matrimonio como una opción de triunfar en la carrera de escritor o como un error.

En cuanto a la vida sentimental de los escritores, la misma era bastante inestable, D´Hemery señala en sus informes que no había finales felices. Por otro lado, otra categoría que resalta de esta lectura es cómo calificaba este inspector a los escritores, según su grado de amenaza: sospechoso, malo, peligroso. Por ejemplo, en cuanto a la Enciclopedia, D´Hemery no la tomó como si hubiese una conspiración oculta. Calificaba a Diderot como peligroso por su ateísmo y por contribuir a la corriente de libre pensamiento que parecía fluir con fuerza en París.

Dentro del informe de D´Hemery resaltan ciertos escritores de la Ilustración como Rousseau, Montesquieu, Diderot, Voltaire o D`Alembert . Los escritores de la Ilustración se clasifican en los informes de este inspector y nos dan una idea bastante clara de cómo se percibía a los mismos. Su trabajo fue muy minucioso, tenía una visión global de los actores, los categorizó sistemáticamente y brindó importante información de la literatura de la Ilustración. Estos aspectos conforman elementos importantes para comprender de mejor manera la cultura francesa y, por ende, el orden letrado de Europa, que se propagó por el Occidente con mucha fuerza y gran influencia.

En el capítulo V: “Los filósofos podan el árbol del conocimiento: la estrategia epistemológica de la “Enciclopedia””, se analiza esta obra monumental. La aparición de la misma genera revuelo debido a que se clasifica el conocimiento. Por otro lado, se relaciona la información y la ideología y se plantean generalidades concernientes al conocimiento y al poder.

Las categorías que existen en la Enciclopedia son aquellos espacios epistemológicos que preceden al pensamiento y por esta razón permanecen con fuerza en la historia. En este punto cabe analizar el poder que otorga el hecho de categorizar. Más allá de que sea un tipo de pensamiento deductivo, divide, organiza y matiza el conocimiento para agruparlo de acuerdo a características que para ciertos individuos pueden ser más importantes que para otros, así como para ciertas culturas ciertas categorías serán relevantes y otras no.

Es interesante cómo se desglosa el conocimiento a través de una metáfora significativa: la del árbol del conocimiento. A lo largo de la historia y para distintos pensadores, el árbol ha ido cambiando conforme a las prioridades de cada uno. “Establecer categorías y vigilarlas, por consiguiente, es cosa seria. Un filósofo que intenta rehacer las fronteras del mundo del conocimiento, entra en terreno tabú” (Darnton, 1987, p. 194). Los filósofos habían reorganizado la manera de pensar a partir de la época de Aristóteles. El hecho de reorganizar las ramas de los antiguos estudios fue el punto de enfoque central de los esquematizadores y sintetizadores de la Edad Media y el Renacimiento. A partir de del debate acerca del “método” y la “disposición” correcta en la organización del conocimiento, surge la tendencia y la corriente de comprimir el conocimiento en esquemas, de esta manera los diagramas son la base de la tendencia del enciclopedismo que se extendió en grandes pensadores.

El análisis de este capítulo radica en el árbol de la enciclopedia de Diderot. El mismo se basaba en la concatenación del conocimiento, en un todo orgánico. Diderot y D`Alembert buscaban basar su conocimiento en la epistemología. Ellos pensaban que podían establecer las “verdaderas instituciones de la filosofía” al limitar el dominio de lo cognoscible y extraer cierta variedad de la verdad. “La verdadera filosofía enseñaba la modestia. Demostraba que solo podemos conocer aquello que nos llega a través de las sensaciones y de la reflexión” (Darnton, 1987, p. 197).

En la actualidad, el conocimiento se encuentra tan categorizado, tan separado, tan clasificado que podemos pensar que es la manera lógica y que siempre ha sido así, sin embargo, el remontarnos a un análisis de la Enciclopedia nos ayuda a identificar el momento histórico en el cual ciertos pensadores, en este caso pensadores de la Ilustración francesa, lograron darse cuenta de que el conocimiento debe ser presentado de manera más organizada para llegar a la masa. Si el conocimiento continuaba presentándose como un todo, sin divisiones, el acceso del pueblo se tornaba en una tarea no asequible para todos, sino para ciertos hombres y mujeres privilegiados con capacidad de deducción e inducción, categorías del pensamiento de orden superior, a las cuales no todas las personas pueden acceder debido a su nivel de educación. El surgimiento de la Enciclopedia se presenta, en mi opinión, como un ícono histórico en el cual se organiza el conocimiento y de esta manera el pueblo puede acceder a él con mayor facilidad. Sin embargo, es importante notar que las categorizaciones se realizan de acuerdo a la formación y a la cultura en la cual se desarrollan, por lo cual las categorías serán distintas de acuerdo al lugar y al tiempo en donde han surgido.

En este punto, cabe mencionar a Chambers, quien se distinguió del resto de pensadores debido a que propuso un “concepto del conocimiento como un todo integrado” (Darnton, 1987, p. 198). Él representó el conocimiento y sus divisiones como ramas de un árbol basándose en las tres principales facultades de la mente: la memoria, la imaginación y la razón. Sin embargo, se encuentran falencias en la categorización de Chambers: el árbol no daba un espacio a la filosofía como tal, por lo que las artes y las ciencias aparecían como que no provienen del pensamiento y parecían surgir unas de las otras, esto creaba una gran confusión. Diderot y D`Alembert al querer basar el conocimiento en la epistemología, decidieron remontarse a Bacon, quien para su tipo de pensamiento, era más conveniente.

Bacon se basa en principios potentes: la inducción, diferencia entre percepción y reflexión, para acercarse al mundo inmediato a través de los sentidos. Es decir, Bacon se centraba en la adquisición del conocimiento a través de los sentidos que son las ventanas que permiten entrar la luz de la información y de nuevos saberes. En este capítulo se realiza un recorrido de la evolución y obstáculos que fueron encontrando Diderot y D´Alembert en su categorización del conocimiento. Creo importante resaltar el pensamiento de Santo Tomás de Aquino quien en la Summa Theologica había excluido cualquier tipo de conocimiento que no llegara a la razón a través de los sentidos. La religión ortodoxa fue excluida del mundo moderno del conocimiento.

D´Alembert presentó la historia como el triunfo de la civilización y por ende, de los hombres de letras. Así, se concentra en Bacon, Descartes, Newton y Locke. Las comparaciones y análisis que se hacen en este capítulo nos aclaran las teorías y, sobre todo, las ideología de los pensadores. Así, Newton limitaba el conocimiento a lo cognoscible, a diferencia de Descartes que pretendía conocerlo todo. Newton limitó la filosofía al estudio de lo tangible, lo concreto, lo observable. Esta visión acerca el conocimiento al ser humano, desde mi punto de vista, abre canales sensoriales de aprendizaje, ya que hace planteamientos en base a lo existente . D´Alembert agrupa a distintos pensadores que van en la misma dirección: la Enciclopedia. Da un puesto heroico a los hombres de letras en su lucha por la civilización.

Es sumamente interesante el hecho de que la filosofía se convirtió en la madre de todas las ciencias. El clero ya no fue el dueño monopólico del conocimiento, gracias a que la Summa lo modeló de tal manera que los intelectuales de la Ilustración se vieron como protagonistas del mismo. Como educadora, me interesa mucho el hecho de que este fenómeno alcanzó su auge en la secularización de la educación y el nacimiento de las disciplinas académicas durante el siglo XIX, que siguen siendo aplicadas en la realidad. Finalmente, este capítulo se cierra de una forma magnífica y con una realidad inminente al afirmar que “los enciclopedistas reconocieron que el conocimiento significaba poder” (Darnton, 1987, p. 211), esta frase motiva, impacta y nos encamina a seguir conociendo.

El capítulo VI “Los lectores le responden a Rousseau: la creación de la sensibilidad romántica” apoya el hecho del poder del conocimiento al plantear la necesidad de los filósofos de llegar a los lectores. La lectura, entonces posee un poder de masificación del conocimiento y de desarrollo del pensamiento de los seres humanos. La lectura se convierte en la herramienta de comunicación más importante del siglo XVIII y, lo sigue siendo en la actualidad.

El personaje que representa el hilo conductor de este capítulo, es el comerciante Jean Ranson quien a través del contenido de sus libros , nos transporta a la forma de pensar de los franceses del siglo XVIII. Esto se logra con el expediente de la STN (Societé Typographique de Neuchatel) y nos da pauta de la tendencia lectora francesa en el siglo XVIII. Ranson tenían una importante biblioteca donde se encontraban diferentes temas: religión, literatura infantil, pedagogía, entre otros.

Ranson basaba su lectura en su libro favorito, escrito por Viard: Los verdaderos principios de la lectura, de la ortografía y de la pronunciación francesa. Este autor buscaba que el niño piense, considera a la lectura como una construcción del intelecto. Estableció bases importantes para guiar al maestro en el proceso de enseñanza:

“El objeto es dar a los niños ideas simples sobre las artes, las ciencias, la religión, la guerra, el comercio y todo aquello sobre lo que es necesario tener ideas claras y precisas. Es importante para que niño que el maestro haga una pausa y considere con él, dándole vueltas, por decirlo así, ante sus ojos. Cada uno germinará como unas semilla, que si se cultiva hábilmente hará su mente rica y fértil” (Darnton, 1987, p. 227).

 

Tomando en cuenta esta afirmación, considero básico para la evolución educativa estos fundamentos que siguen siendo los mismos que necesitamos en la actualidad. Enseñar a leer, dar información clara sobre temas relevantes, explicar a los niños cada tema de acuerdo a sus necesidades, ya que como pedagogos debemos darnos tiempo y espacio para la instrucción individualizada. A pesar de toda la evolución que ha tenido el hombre, sigue teniendo ciertas necesidades basadas en principios básicos del pensamiento que Viard los expone de manera magistral.

Parte importante de este capítulo es el análisis de Rousseau, quien pensaba que el niño debía aprender a leer cuando esté maduro para el aprendizaje. Rousseau tenía una obsesión por la lectura y ésta se ponía de manifiesto en todas sus novelas: “La vida no puede distinguirse de la lectura, ni el amor de la escritura de las cartas de amor” (Darnton, 1987, p. 229). El lector ideal de Rousseau debía despojarse de los prejuicios sociales para poder adentrarse completamente en los escritos y entenderlo como el autor quería que fuese entendida. El lector ideal era Jean Ranson, quien además se convirtió en un gran seguidor y fanático de sus obras. Rousseau no comulgaba con los philosophes y los enciclopedistas. Pensaba que la filosofía era una moda.

Rousseau buscaba una relación entre el escritor y el lector, una verdadera interacción que logre que el lector se sitúe en el papel de los personajes de sus novelas. Este autor vivió en una época en que pocos autores firmaban sus novelas, buscaba una metaliteratura para llegar a la vida de los lectores. Ranson lo consideraba un puntal fundamental en su vida y en la crianza de sus hijos. El escritor fue su guía, por ejemplo con sus ideas respecto a la importancia de la leche materna y al buen trato al niño. Ranson representa a los padres que anhelan ser intercesores en el crecimiento de sus hijos y que buscan guía para cumplir su misión de manera óptima.

A fines del Antiguo Régimen el espíritu rousseauniano logra que se masifique la lectura y que los lectores reaccionen de manera más participativa. La relación que se genera entre escritor y lector, entre Rousseau y Ranson, transforma el modo de comunicación dentro de la literatura y es, justamente, este modo de comunicación el que prevalece en la historia siendo el que da pauta aún a la relación actual entre escritor y lector.

Pasando a otro importante autor, Robert Chartier, en su libro “Los orígenes culturales de la Revolución Francesa”, en el capítulo 4 titulado: “Los libros, ¿hacen revoluciones?”, se plantean importantes reflexiones de autores como Tocqueville, Taine y Mornet. El primero, Tocqueville, resalta la contribución de los hombres de letras a la Revolución Francesa. Esto, debido a la educación política masificada y gracias a los aportes de los hombres de letras. Por otro lado, Taine afirma que la filosofía es la base para todo lo existente y que está latente en todos lo géneros literarios, los mismos solamente sirven como arterias para difundir lo que Taine considera la cultura vertebral del conocimiento: la filosofía. Finalmente, Mornet plantea que la filosofía, al estar presente en tantas publicaciones asequibles para el pueblo, fue determinante como gestora del pensamiento político.

Lo interesante de los planteamientos de estos tres autores es la fuerza y la potencia que tiene la lectura para persuadir el pensamiento del pueblo. La misma es capaz de establecer doctrinas y teorías que se van afianzando en el pensamiento humano y que en este caso, componen el pensamiento prerrevolucionario como un proceso de personalización. La revolución tiene actores importantes y se los puede identificar en aquellos lectores del siglo XVIII marcados por sus lecturas.

También es importante reconocer el hecho de los cambios de producción de los libros, se pretendía que se lean los libros del Antiguo Régimen, sin embargo, la producción “prohibida” tomaba fuerza y llegaba a las masa. Ciertos temas eran satanizados en aquella época: los panfletos políticos, las obras pornográficas, las crónicas escandalosas y ciertos tratados filosóficos. Sin embargo, esta literatura era cotizada y entraba “de puntillas” en la mente de los lectores.

Salta nuevamente con fuerza, en el libro de Chartier, el nombre de Rousseau, el cual era leído en todos los estratos sociales. El pueblo adoraba sus obras. Chartier se refiere también a Jean Ranson y menciona el hecho de que Rousseau fue su líder espiritual y cuanto le afectó la muerte del autor. El hilo conductor del prototipo de lector, refiriéndome a Ranson, sintetiza la importancia de los hombres de letras en el pensamiento de los franceses del siglo XVIII. También resalta la Enciclopedia, que llegaba más a las elites tradicionales, y que ayuda a romper el pensamiento característico que se había mantenido hasta ese entonces.

Chartier plantea la cuestión de si la Revolución Francesa es motivadora y fortalecedora de la Ilustración. Al analizar estas cuatro lecturas puedo hacer un análisis retrospectivo que aclara mi pensamiento en cuanto a que los hombres de letras de la Ilustración fueron predecesores de la Revolución. Sin embargo, la historia plantea superficialmente que los grandes hombres de letras surgen a partir de la Revolución. El pensamiento, la opinión contraria al Antiguo Régimen se venía gestando lentamente con pensadores significativos, filósofos que se fueron adentrando en la reflexión cotidiana del pueblo y que contribuyó, definitivamente, a la Revolución. Por otro lado, es merecedor identificar que solo dos autores fueron realmente reconocidos: Voltaire y Rousseau, siendo ellos merecedores del Panteón. Sin embargo, cabe mencionar que fueron otros tantos los que aportaron, entre ellos los enciclopedistas y que generaron cambios en el pensamiento de los franceses del siglo XVIII.

Las prácticas de lectura se transforman en la Francia del siglo XVIII y se intensifican. El fenómeno de masificación de los libros genera varios efectos positivos: mayor circulación, crecimiento de instituciones que permiten leer sin comprar e impresos cotidianos, todo lo cual permite que la lectura llegue a través de diversas herramientas que desmonopolizan al libro. El hecho de que los libros no estaban atados únicamente a la religión, hace que los mismos se conviertan en elementos interesantes de conocimiento popular en un momento histórico en que se cuestiona a la religión y predomina el racionalismo. La lectura entonces se convierte en conocimiento, y el conocimiento en poder.

 

 

  1. INVESTIGACIÓN DEL CENTRO DE DESARROLLO INFANTIL TOMASITO
  2. La relación existente en la currícula y/o en las fundamentaciones de los contenidos entre aquellos tópicos que atañen a una formación profesional o técnica específica y los elementos que se corresponden mejor con una formación moral o ciudadana, relativa a valores públicos.

La institución que será sujeto de investigación es el Centro de Desarrollo Infantil Tomasito, perteneciente a la Unidad Educativa Tomás Moro en Quito-Ecuador. Esta institución es privada, laica y mixta a la cual acceden estudiantes de clase media y media alta de la ciudad de Quito. Para conocer un poco más a la misma, a continuación se plantean su misión y visión:

Misión

La Unidad Educativa Tomás Moro tiene como Misión potenciar el autodesarrollo de seres humanos conscientes de sí mismos, responsables y comprometidos con su familia y con la sociedad, capaces de liderar, a través del conocimiento significativo y del trabajo honesto, el desarrollo sustentable del país y mejorar la calidad de vida de la comunidad.

 

Visión

En el año 2020 la Unidad Educativa Tomás Moro es una institución reconocida a nivel nacional e internacional como líder en la formación integral de niños y jóvenes. Por la calidad con que gestiona su Proyecto Educativo, el talento humano, la infraestructura y la tecnología, es motor permanente de transformación educativa.
Sus estudiantes, docentes y demás colaboradores, en una constante búsqueda de realización personal, se destacan por sus conocimientos, competencias de comunicación, consciencia ecológica, capacidad de emprendimiento, y por su valiosa contribución a la sociedad.

Los miembros de su comunidad interactúan en un ambiente de amor, alegría y respeto con sólidos valores éticos, ciudadanos y culturales, por lo que están orgullosos de pertenecer a su institución.

(Unidad Educativa Tomás Moro, 2015).

 

Considero importante, con el fin de responder integralmente a esta pregunta sobre la currícula, analizar al equipo docente y su respectiva formación. La Unidad Educativa Tomás Moro abarca estudiantes de Educación Inicial en dos niveles: parvulario y preescolar. El equipo docente de Educación Inicial cuenta con títulos en Educación, preferiblemente títulos de cuarto nivel, es decir, Maestrías en Educación. La mayoría de docentes son bilingües (español-inglés), puesto que la institución busca la enseñanza y permanente fortalecimiento de este idioma. La institución, siguiendo los parámetros del Ministerio de Educación que establecen que los docentes deben cumplir 80 horas de capacitación anual, brinda oportunidades de crecimiento profesional constante. El cuerpo docente se sitúa dentro del marco de formación profesional, puesto que debe haber asistido a la universidad (tercer nivel) y se busca que tengan Maestría (cuarto nivel).

El Centro de Desarrollo Infantil Tomasito busca brindar un “ambiente afectivo, seguro y de indagación  que pretende acompañar al niño en sus primeros pasos, para lograr un caminar firme que contribuya en su ascenso hacia la cima: su autorrealización”. El conocimiento de sí mismo, la socialización, la autonomía y la organización son factores claves para el desarrollo del pensamiento de los niños.  El personal está consciente que “en esta edad es en donde pueden producirse los aprendizajes más significativos  y determinantes para sus futuros aprendizajes”.

Los niños y niñas desde los 18 meses hasta los cuatro años, que están en Parvulario, están inmersos en un proceso de aprendizaje basado en el juego, por lo que realizan sus actividades por medio del juego sistematizado y simbólico que se establece en el currículo, y por tanto, en la planificación diaria. Se pretende fortalecer sus capacidades al máximo potencial. El ambiente que se busca brindar está basado en la seguridad física y emocional, por lo cual el personal docente es clave para lograr este objetivo. El objetivo es que los niños y niñas se basen en su percepción y en sus experiencias para ir construyendo su propio conocimiento (Unidad Educativa Tomás Moro, 2015).

El equipo docente del Centro de Desarrollo Infantil Tomasito ha obtenido su título de Licenciatura en universidades privadas del Ecuador, específicamente de la ciudad de Quito, en su mayoría en la Universidad de las Américas que pertenece a la Red Laureate, una franquicia internacional de universidades con más de 80 instituciones educativas, en 29 países y cerca de 950.000 estudiantes distribuidos en sus más de 100 campus en: Europa, Latinoamérica, Norteamérica, Asia, África, Medio Oriente y Oceanía. Esta red es la mayor red mundial de universidades privadas (Udla, 2015).

Esta universidad otorga el título de Licenciada/o en Educación Inicial Bilingüe con mención en Gestión y Administración de Centros de Desarrollo Infantil. Es una institución de educación superior privada y laica. En la Universidad de Las Américas se pretende dar acceso a una educación de calidad a la mayoría de jóvenes, por lo cual el costo es moderado, sin embargo, esto es parte de un círculo que busca tener profesionales a tiempo completo dedicados a la Academia y a la formación de los estudiantes. Mirabeau (citado en Dorigny, 1989) afirma que cuando un servicio, en este caso el de educación, es pagado, puede ser más valorado y apreciado.

Actualmente, desempeño las funciones de Directora Académica de la carrera de Educación Inicial Bilingüe en la UDLA, por lo que conozco bien su funcionamiento y puedo afirmar que la formación profesional está garantizada. La malla curricular de la carrera está basada en siete núcleos: Pedagogía, Psicología, Gestión y Administración, Bilingüismo, Cultura y Medio Ambiente, Formación General y Prácticas pre-profesionales. Para comprender de mejor manera el proceso formativo del profesional en Educación, revisaré a continuación las materias que se abordan en cada eje.

Dentro de Pedagogía se cursan materias relacionadas a los saberes pedagógicos, que involucran metodologías de enseñanza, técnicas de trabajo grupal, conocimientos relacionados a la didácticas en las distintas etapas del desarrollo infantil. También se abarcan temas relacionadas a los fundamentos y diseños curriculares. Dentro de Psicología, se cursan materias relacionadas al desarrollo del niño, sobretodo en la etapa de educación inicial, es decir de lo 0 a los 5 años. Materias como: psicología del desarrollo, psicología educativa, desarrollo del lenguaje, problemas e inclusión educativas son parte de este eje. Para cumplir con la mención en Gestión y Administración de Centros de Desarrollo Infantil se revisan asignaturas acordes con estos saberes como fundamentos de la administración, contabilidad y emprendimiento, de esta manera se complementan los estudios en educación con materias prácticas de cómo administrar un negocio relacionado al ámbito educativo. El bilingüismo es un aspecto destacado de esta carrera y se pretende fomentar las cuatro destrezas del idioma inglés en este eje: comprensión, lectura, escritura y comunicación oral. Las materias de Formación General son transversales para todos los estudiantes de la Universidad y se enfocan en conocimientos que refuercen los hábitos de escritura académica, de comprensión numérica-matemática, así como de informática y computación. Finalmente, la malla curricular se complementa con el aspecto ejecutor materializado en las prácticas pre-profesionales, a partir del cuarto semestre, en las cuales se experimenta el campo laboral en la educación, comenzando con técnicas de observación y a medida que evoluciona, interactuando con los niños al vivenciar lo aprendido teóricamente, de una manera práctica.

Por ende, en cuanto a la formación del cuerpo docente del Centro de Desarrollo Infantil Tomasito, se puede concluir que su perfil académico y profesional está basado en saberes, conocimientos y prácticas que se combinan con el fin de tener un profesor listo para enfrentarse al quehacer educativo. El objetivo general del programa es el de formar al profesional en educación a través de pedagogía de vanguardia, la práctica de investigación pertinente y la reflexión constante de la cognición humana y la problemática del medio; comprometido con el aprendizaje continuo basado en valores, que se vincula con su comunidad y emprende proyectos para mejorar la calidad y la comprensión crítica de la educación en el Ecuador.

Los vínculos al conocimiento y los saberes de la carrera de Educación Inicial Bilingüe buscan promover investigaciones e iniciativas que apoyan una sociedad creativa y críticamente informada y consciente de su responsabilidad con el medio ambiente; valorar y alentar múltiples perspectivas y enfoques eficaces en educación; fomentar la pasión por la enseñanza; inculcar en los estudiantes una actitud proactiva hacia el aprendizaje constante a lo largo de la vida y al auto aprendizaje, orientado principalmente en teorías constructivistas que integren el enfoque neurocientífico dentro de su perspectiva; incentivar la pasión por la enseñanza que implique una formación y actualización constante en el campo de la pedagogía, así como, fomentar el bilingüismo con un enfoque orientado a la profesionalización en el área de Educación Inicial.

Por otro lado, la carrera de Educación Inicial fundamenta su existencia debido a que los vínculos a la pertinencia del contexto ecuatoriano contribuyen al desarrollo y mejoramiento de la calidad del sistema educativo local, regional y nacional a partir de la generación de vínculos inter- institucionales con actores públicos y privados.

Se promueve la actualización pedagógica constante como medio para mejorar las prácticas educativas dentro del sistema educativo y responder a los problemas educativos de la sociedad. Existen aportes con investigaciones locales para conocer y valorar las condiciones del sistema educativo con el fin de realizar intervenciones tendientes al mejoramiento continuo de las prácticas educativas, utilizando estudios comparativos en múltiples contextos.

La pertinencia de la carrera se fundamenta en maximizar el potencial de cada niña y niño ecuatoriano a través de la educación de calidad.

 

En la UDLA, el aprendizaje está vinculado entre la teoría, la práctica y la investigación desde el inicio de los estudios para conseguir objetivos articulados e integrales. De igual manera, los vínculos al aprendizaje de la carrera demuestran un compromiso con la enseñanza permanente y el autoconocimiento del estudiante en todos sus niveles del estudio. Los profesores del programa son ejemplos y modelos de esas prácticas y trabajan en forma personalizada, siempre centrados en el alumno.

El estudiante de la carrera de Educación Inicial busca ser un ente comprometido con la sociedad, consciente de las necesidades que se presentan en el quehacer educativo, en permanente capacitación y con valores éticos en su práctica profesional para el mejoramiento integral de su país. En la carrera el desarrollo holístico implica formar estudiantes responsables, íntegros y pro activos en la toma de decisiones, así como la permanente defensa de los derechos de la niñez y de la naturaleza, promoviendo el desarrollo sostenible del planeta con el responsable uso de sus recursos.

Los cambios en el sistema educativo ecuatoriano requieren de líderes dispuestos a enfrentar retos grandes y con la creatividad necesaria para buscar soluciones no convencionales. En la carrera alentamos a los estudiantes a convertirse en líderes en las facultades de educación, sistemas escolares, y otros contextos educativos con la energía, interés, actitud y herramientas necesarias para colocar al Ecuador como referente en términos de calidad educativa. El Ecuador necesita gente activa en el progreso del sistema educativo nacional, listos para los cambios curriculares y los retos del proceso de enseñanza y de aprendizaje para el beneficio de la sociedad.

El sistema educativo de los Estados se ha visto modificado debido a las evoluciones de pensamiento y de concepción de sus líderes a lo largo de la historia. En la actualidad, nos parece lógico que la educación sea un derecho y un deber de los ciudadanos, sin embargo, los cambios históricos han sido influyentes sobre esta concepción y has aportado a que hoy por hoy la educación sea un eje transversal de la sociedad.

El sistema público de enseñanza en el Ecuador todavía requiere fortalecimiento y perfeccionamiento. Por esta razón, en el gobierno actual se selecciona a los docentes universitarios mediante concurso para escoger a los más aptos. Desde el inicio del gobierno del Presidente Rafael Correa en 2007, se ha dado prioridad a fortalecer el sistema educativo en todos los niveles, y se ha invertido 4,3 veces más que en anteriores gobiernos. La Educación General Básica es asequible ahora para la mayoría de la población. Por otro lado, se creó la UNAE (Universidad Nacional de Educación) con el fin de formar docentes preparados para satisfacer las demandas educativas sociales (Agencia Pública de Noticias del Ecuador y Suramérica ANDES, 2015). Es importante acotar esta información para contextualizar la realidad educativa del Ecuador.

En cuanto a la gratuidad de la educación, Condorcet (citado en Dorigny, 1989), afirma que es necesario mantener la gratuidad en todos los niveles educativos, de esta manera la brecha de desigualdad se reduce significativamente. También consideraba que existirían más ciudadanos dispuestos a servir y a defender el territorio nacional. Condorcet consideraba, además, que es más fácil educar a los niños que a los adultos. Por tanto, a educación estatal cubre esta necesidad, sin embargo, se presentan opciones de educación privada para las personas que buscan otro tipo de beneficios. Aquí es donde entra la institución que investigo que satisface necesidades educativas de la clase media y media alta.

Otro pensador importante, Talleyrand (citado en Dorigny, 1989) creía firmemente en la gratuidad de la escuela. Sobretodo, hacía hincapié en la gratuidad de la educación primaria. Este pensador se muestra hostil a la idea de gratuidad total sin anular al estado del todo. La sociedad también debe encargarse de que los profesores reciban su salario. Y en este punto cabe recalcar que los docentes tienen actualmente mejores condiciones laborales debido a que se exige su formación profesional y permanente capacitación, lo cual no sucedía en años anteriores.

Talleyrand (citado en Dorigny, 1989) define el rol de la educación en la sociedad como el arte de perfeccionar los valores en los hombres, de enseñarles a gozar de sus derechos, cumplir las funciones que la sociedad demanda de ellos, sentirse libres. Hay dos temas trascendentales en la educación: formación ciudadana y herramienta para reducir las desigualdades sociales.

En cuanto a los elementos que se corresponden mejor con una formación moral o ciudadana, relativa a valores públicos, la función ética de la formación universitaria se plantea que es precisamente la que brindará al estudiante un conjunto de saberes para que se desempeñe en su profesión con seguridad y eficacia (Martínez, 2006).

La concepción de los educadores con referencia a la formación en valores, desde mi punto de vista, es constante, se mantiene permanentemente en cada sesión de clases con el fin de ir formando ciudadanos que aporten a la sociedad. No solamente se les brinda saberes teóricos o técnicos, sino que, el rol del docente es el de desempeñarse como ejemplo a seguir y también el de inculcar permanentemente un comportamiento ético. Según Mungaray y Valenti (1997), la educación superior constituye uno de los principales valores de los estados modernos, desde la perspectiva de la formación de recursos, es inversión en talento humano y genera conocimientos técnicos y humanísticos que son de suma importancia para el desarrollo nacional.

Martínez (2006) señala que en el actual contexto sociocultural, la universidad representa un estado ideal de aprendizaje, no sólo de carácter formativo profesional, sino de carácter humano y, por lo tanto, ético y moral. Se debe potenciar el papel de la universidad para que genere aportes para el servicio público. El sentido y la misión de las instituciones de educación superior no están determinados por el hecho de que sean públicas o privadas. El propósito de la universidad es contribuir a una sociedad “inclusiva, digna y democrática”.

Según el mismo autor, las dimensiones que pueden ser identificables en la sociedad de la función ética de la universidad son: “ la formación deontológica relativa al ejercicio de las diferentes profesiones; otra es la formación ciudadana y cívica de sus estudiantes; y la tercera es la formación humana, personal y social que contribuya a la excelencia ética y moral de los futuros titulados en tanto que personas”. En relación con estas tres dimensiones puede afirmarse que la primera está aceptada y relacionada con indicadores de calidad; la segunda es una herramienta de formar ciudadanos que se acoplen a las necesidades gubernamentales y del Estado y un reto en los que la universidad debe colaborar, y la tercera se considera que debe ser parte de otros niveles educativos y que es difícil que sea parte de la misión y visión de la universidad. Es importante tomar este punto como uno de reflexión para darnos cuenta la importancia que se da a la calidad académica cumpliendo con la rigurosidad y estándares establecidos. Por otro lado en el currículo se tratan temas relacionados con el cambio de la matriz productiva en el que está inmerso en Estado y se cumplen con los demás requerimientos estatales. En cuanto al punto de la formación ética, existen materias que cubren específicamente este contenido, pero además se afianza este concepto y cualidad permanentemente con el ejemplo docente y con la evaluación relacionada a las actividades de cada asignatura. Martínez (2006) acota: “Hoy, la formación de un buen profesional debe incluir su formación como ciudadano y como persona. Aunque la realidad demuestre lo contrario, el ideal debería ser éste”.

La asignatura de Educación para la Ciudadanía dentro del currículo escolar fomenta la participación de los individuos en una sociedad democrática, otorgándoles la posibilidad de conocer y poner el práctica sus derechos y deberes. Por esta razón, el currículo está basado en los principios generales de la educación ecuatoriana citados en la Ley Orgánica de Educación Intercultural. Dentro del Artículo 2 de dicha ley, la “Educación para la Ciudadanía” da importancia a la educación en valores, enfoque en derechos, educación para la democracia y participación ciudadana.

Cabe recalcar que toda educación fomenta valores. Los profesores, desde cualquier asignatura o materia que impartan, son transmisores de valores. La forma en la cual el docente se comporta durante clases, su manera de resolver conflictos, de reaccionar frente a diversas situaciones, influye directamente en la transmisión de valores a sus estudiantes, siendo la escuela un factor fundamental para cumplir este fin.

Según Cullen (1996) el problema de cómo se transmitirán valores se divide de dos maneras:

  1. Se puede educar a los individuos en la institución educativa desde su posición de control social, procurando la adaptación a las normas vigentes, a los valores hegemónicos, a los estándares esperados y moldeando a los estudiantes para que acepten pasivamente el lugar que tienen entre los grupos y en la sociedad.
  2. La institución educativa puede dar libertad y fomentar la autonomía para que los sujetos interioricen los valores y los utilicen en la resolución de conflictos, en el respeto hacia diferentes puntos de vista, conviviendo en un sociedad multicultural y diversa, defendiendo los valores universales.

Frente a estas opciones, lo ideal es una educación en valores que fortalezca la construcción de una sociedad cada vez más justa, democrática y pluralista. Con este fin, se trata de formar individuos que analicen críticamente las situaciones y puedan aportar significativamente en una sociedad más justa. Se pretende formar personas autónomas, que sepan defender su posición, pero también trabajar en equipo con un objetivo común, que es el del fortalecimiento social.

Educación para la Ciudadanía, desde este enfoque, es educación en valores que propicia el diálogo argumentativo e informado (no el mero intercambio de opiniones), el diálogo que presupone el reconocimiento del otro y la confianza en la capacidad de argumentar de todos los actores de la comunidad escolar (Ministerio de Educación).

 

La etapa de Educación Inicial es fundamental para sentar bases en todos los aspectos del aprendizaje. Los valores constituyen, entonces, un pilar esencial para combinar la educación con la debida formación del individuo. Por tanto, el cuerpo docente debe estar capacitado y servir de ejemplo permanentemente para inculcar valores universales que aporten al aprendizaje integral y a la formación sólida de los estudiantes.

 

 

  1. La referencia acerca de quienes deben ser educados. Obligatoriedad? Sexo? Condición social?

Para responder este cuestionamiento, considero elemental referirme a lo legalmente prescrito en la Constitución de la República del Ecuador (2008), en cuanto a la educación, que en la sección quinta establece:

Art. 26.- La educación es un derecho de las personas a lo largo de su vida y un deber ineludible e inexcusable del Estado. Constituye un área prioritaria de la política pública y de la inversión estatal, garantía de la igualdad e inclusión social y condición indispensable para el buen vivir. Las personas, las familias y la sociedad tienen el derecho y la responsabilidad de participar en el proceso educativo.

Art. 27.- La educación se centrará en el ser humano y garantizará su desarrollo holístico, en el marco del respeto a los derechos humanos, al medio ambiente sustentable y a la democracia; será participativa, obligatoria, intercultural, democrática, incluyente y diversa, de calidad y calidez; impulsará la equidad de género, la justicia, la solidaridad y la paz; estimulará el sentido crítico, el arte y la cultura física, la iniciativa individual y comunitaria, y el desarrollo de competencias y capacidades para crear y trabajar. La educación es indispensable para el conocimiento, el ejercicio de los derechos y la construcción de un país soberano, y constituye un eje estratégico para el desarrollo nacional.

Art. 28.- La educación responderá al interés público y no estará al servicio de intereses individuales y corporativos. Se garantizará el acceso universal, permanencia, movilidad y egreso sin discriminación alguna y la obligatoriedad en el nivel inicial, básico y bachillerato o su equivalente. Es derecho de toda persona y comunidad interactuar entre culturas y participar en una sociedad que aprende. El Estado promoverá el diálogo intercultural en sus múltiples dimensiones. El aprendizaje se desarrollará de forma escolarizada y no escolarizada. La educación pública será universal y laica en todos sus niveles, y gratuita hasta el tercer nivel de educación superior inclusive.

Art. 29.- El Estado garantizará la libertad de enseñanza, la libertad de cátedra en la educación superior, y el derecho de las personas de aprender en su propia lengua y ámbito cultural. Las madres y padres o sus representantes tendrán la libertad de escoger para sus hijas e hijos una educación acorde con sus principios, creencias y opciones pedagógicas

 

Justamente, la Carta Magna de la República del Ecuador señala que la educación es un deber ineludible del Estado, por lo tanto esto no es sólo un derecho de los ciudadanos, sino también una obligación del Estado. Frente a esta necesidad, la ciudadanía tiene opciones para elegir dónde ser educada. En este caso, el “Centro de Desarrollo Infantil Tomasito” se presenta como una opción privada, laica, integradora en referencia al género y que brinda servicios de calidad educativa en cuanto al bilingüismo, la tecnología, instalaciones, cuerpo docente y currículo.

La Ley Orgánica de Educación Intercultural establece que el Sistema Nacional de Educación “comprende los distintos tipos, niveles y modalidades educativas; ofrece la educación escolarizada y no escolarizada con pertinencia cultural y lingüística, y la establece en tres niveles: inicial, básica y bachillerato” (Ministerio de Educación, 2014).

El artículo 42 de la LOEI define la Educación Inicial como el proceso de “acompañamiento al desarrollo integral que considera los aspectos afectivo, cognitivo, psicomotriz, social de identidad, autonomía y pertenencia a la comunidad de los niños y niñas desde los tres hasta los cinco años de edad; nivel que se articulará con la educación general básica para lograra una adecuada transición entre ambos niveles y etapas del desarrollo humano” (Ministerio de Educación, 2014)

 

En este análisis e investigación me referiré principalmente al historiador Marcel Dorigny quien en su escrito Los proyectos educativos de la Revolución Francesa, presenta ideas y reflexiones sobre el tema de la educación y la ciudadanía. En el Antiguo Régimen no existía un sistema educativo como tal. Es, precisamente, la Revolución Francesa el episodio que da el giro para empezar una estructura sistematizada de formación. Helvetius, en 1758, (citado en Dorigny, 1989) proponía que la educación está tan estrechamente ligada a la forma de gobierno que es sumamente difícil que haya cambios considerables en la educación pública sin que los estados como tal cambien.

Francia se transforma socialmente y comienza a formar ciudadanos a través de la educación y a buscar talentos moldeados de acuerdo a las necesidades estatales y sociales. La Iglesia pasa de ser un ente rector a ser un actor más en el sistema educativo, lo cual fomenta el sistema educativo secular en pro de adaptaciones racionales de los ciudadanos en formación (Dorigny, 1989).

En 1789, la Asamblea Nacional proclama la Declaración de los Derechos del Hombre y de los Ciudadanos (La Déclaration des Droits de l’Homme et du Citoyen) siendo este el primer acercamiento para escribir la Constitución de la República Francesa. La Declaración establece que se debe garantizar “libertad de propiedad, seguridad y resistencia a la opresión”. Afirma que la ley se da debido a la necesidad de asegurar que “…el ejercicio de los derechos naturales de cada hombre, tiene sólo aquellos límites que aseguran a los demás miembros de la misma sociedad el goce de estos mismos derechos” (Unidos por los Derechos Humanos). La educación fue considerada como un elemento de regeneración social.

En cuanto a la obligatoriedad de la escuela, muchos hombres de la Ilustración tomaron esta disposición como una intromisión a sus vidas familiares. Talleyrand (citado en Dorigny, 1989) se opone a cualquier idea de obligatoriedad debido a que son los padres quienes deben decidir si sus hijos irán a la escuela o no. Condorcet, en este punto, coincide con Talleyrand, debido a que si la educación es obligatoria, se concede un monopolio al Estado. Hay otras opiniones como la de Robespierre, quien consideraba que no se puede retirar a la fuerza a los niños de su seno familiar. A esta argumentación se unía Gregory quien afirmaba que si la educación era obligatoria el resultado sería una sociedad militar, regimentada.

A partir de la estructuración de los sistemas educativos modernos, se ha comprendido que la herramienta normativa más fuerte es la obligatoriedad ya que la misma asegura le generalización de un trayecto educativo. No obstante, su mera existencia no promueve automáticamente la obligatoriedad. El Estado requiere planificar y ejecutar un conjunto de políticas educativas capaces de abarcar a toda la población en edad de educarse y por otro lado, deben existir mecanismos de control que se aseguren que las familias cumplan con el deber de enviar a sus hijos a las instituciones educativas (Diker, 2002).

La ex Ministra de Inclusión Económica y Social del Ecuador, Doris Solís, afirma lo siguiente:

“los pueblos que no miran, protegen y cuidan a sus niños merecen la peor de las miserias. En nuestro país, una larga historia de exclusión, potenciada luego por el neoliberalismo condenó a nuestros niños al más infeliz de los futuros. Grupos poblacionales numerosos fueron excluidos de protección y, cuando la beneficencia llegaba, lo hacía a través de un sistema clientelar y perverso, que desfiguraba lo que implica un verdadero cuidado” (Solís, 2013).

 

En el gobierno actual del Presidente Rafael Correa, se ha dado prioridad a la educación de los niños y niñas, procurando crear espacios que brinden igualdad de oportunidades en el aprendizaje. Se ha arraigado la idea de que el proceso de aprendizaje comienza en la primera infancia. El correcto cuidado, estimulación y bienestar en general son factores que aportan al éxito en el proceso de aprendizaje.

“En octubre de 2012, el Presidente Rafael Correa, declaró el desarrollo infantil de niñas y niños de 0 a 3 años de edad, como política pública prioritaria, de carácter universal, obligatoria y de calidad. El objetivo de esta política es potenciar el desarrollo integral de los niños y niñas para la satisfacción de sus necesidades sociales, afectivo-emocionales, culturales, cognitivas y físicas, en un entorno social, familiar y comunitario de afectividad y seguridad” (Solís, 2013).

 

El Ministerio de Inclusión Económica y Social del Ecuador trabaja en dos modalidades: Creciendo con Nuestros Hijos CNH, en el cual un profesional en educación asiste al hogar del niño para poner en práctica actividades que fomenten distintas destrezas, junto a un adulto como padre o madre. Otra modalidad son los CIBV, Centros Infantiles del Buen Vivir. Los mismos van más allá de la visión de “jardín de infantes” y buscan potenciar el aprendizaje de las niñas y los niños a partir del trabajo pedagógico de profesionales; se aplican estructuras y sistemas de seguimiento, evaluación e intervención. Los mismos tienen como requisito brindar infraestructura de calidad, un equipo de profesionales en educación, políticas de seguridad, con materiales que faciliten y aporten a este proceso, con espacios adecuados para que las niñas y niños exploren, jueguen, se alimente, aprendan y tengan momentos de descanso. Se pretende que exista una educadora por cada 10 niños. Atienden de 6 a 8 horas diarias, y en el mismo centro se provee de alimentación y cuidado médico a los niños.

Dejando de lado mis particulares preferencias políticas e ideológicas, considero que la obligatoriedad en la educación de la primera infancia ha tenido un giro positivo en Ecuador, buscando, por un lado, abarcar mayor población de niños con acceso a la instrucción, y por otro lado, formar a profesionales en educación para que estén capacitados y puedan atender a este sector vulnerable de la población.

Esta obligatoriedad que existe por parte del Estado y que se la aplica en el sistema educativo nacional, definitivamente ha tenido repercusiones positivas en el sistema educativo privado buscando implementar la calidad de servicio, la permanente capacitación del cuerpo docente y el constante perfeccionamiento de la infraestructura. Todo esto con el fin de brindar a los niños espacios y sistemas aptos para satisfacer y potenciar las capacidades de aprendizaje.

Por tanto, la obligatoriedad educativa existe y se respeta, en la mayoría de casos. Todos los niños y niñas deben tienen derecho a la educación sin que su género o condición social sean ningún tipo de impedimento. Si se analiza la historia educativa, considero que lo mínimo que se puede esperar de un gobierno democrático es que la educación sea un principio universal y obligatorio.

 

  1. ¿Quiénes asumen la responsabilidad de la educación en esta particular experiencia: el sector público? Organizaciones privadas, papel de la familia, fuentes de financiamiento.

La responsabilidad educativa en la experiencia particular del Centro de Desarrollo Infantil Tomasito la asume el sector privado basado en la Unidad Educativa Tomás Moro la cual pertenece a una sociedad pro educación.

Según María Fernanda Crespo, Directora del Centro de Desarrollo Infantil “el papel de la familia es fundamental en el proceso de aprendizaje ya que la triangulación entre el centro, la familia y el estudiante hacen que el éxito del proceso educativo tenga mayores probabilidades de éxito”.

La educación tiene el objetivo del desarrollo integral del niño, el papel y apoyo de la familia es fundamental en este proceso. La familia es básica para la sociedad como para el desarrollo individual. La formación es tarea prioritaria de la familia, ésta es compartida de manera significativa con la escuela, con el entorno y la sociedad. La familia es el primer ente o actor de en la identidad de un niño. Los padres son protagonistas en la formación del niño, la familia es el entorno inmediato en el cual el niño se pone en contacto con el mundo. Los primeros vínculos emocionales se dan con la familia y se establecen las bases socioafectivas (Nuñez, 2013).

La familia es considerada el primer eje de intervención educativa, ya que los primeros educadores son los padres que aportan genéticamente a sus hijos y son protagonistas en su crianza. La familia satisface las necesidades básicas de los hijos y, en su mayoría, se preocupan por su permanente estimulación. La familia puede ser generadora de seguridad, autoestima y comunicación efectiva de los niños, así como también puede ser lo contrario (Cervilla, 2008).

Hay ciertos cambio sociales que han influido directamente sobre la familia y que traen consecuencias como:

  • El fenómeno de descenso de la natalidad: las familias en la actualidad son menos numerosas.
  • El papel de la mujer en el mundo laboral constituye un factor que obliga a compartir responsabilidades con su pareja o bien, encontrar una institución educativa que cuide y fortalezca la educación del niño.
  • El aumento de número de divorcios conlleva familias diversas (Cervilla, 2008).

Frente a una sociedad que cambia rápidamente, la familia es el eje de estabilidad y valores permanente y su participación en los procesos educativos es fundamental para la formación integral del niño.

Justamente, tratándose de una institución privada, las fuentes de financiamiento provienen de los clientes de la misma, es decir de los padres de los estudiantes quienes pagan un valor mensual (estipulado por el Ministerio de Educación), así como una matrícula anual. Estos fondos garantizan el funcionamiento de la institución.

 

  1. Contenidos religiosos presentes en el proceso educativo.

El laicismo en la educación se produce debido a distintas manifestaciones y necesidades de la sociedad, busca asegurar la libertad de conciencia, y a fortalecer mediante la educación, un sistema de vida democrático y una forma gubernamental en los que se manifieste el pluralismo social y político del país. La educación laica es busca promover la libertad de conciencia de los individuos, tanto de aquellos que practican una religión como la de quienes no lo hacen. Todos son iguales ante el Estado y la ley (Europa Laica, 2006).

Por otro lado, el laicismo en la educación ha aportado a la superación de ciertos conflictos sociales que antiguamente dividían y resquebrajaban a la sociedad, Se ha comprendido la necesidad de respetar los derechos de todos los individuos y la religión o no religión es uno de éstos. El laicismo, si lugar a dudas promueve garantizar el principio de igualdad jurídica de todos ante la ley (Europa Laica, 2006).

Los fundamentos religiosos no son cuestionados por la educación laica, pero tampoco se basa en ninguno de ellos. Se fundamenta en los avances de las ciencias y en las teorías de las mismas, Por lo tanto, no se basa en ningún dogma, sino en la liberta; es una educación independiente, no atea ni agnóstica. En Latinoamérica, los movimientos liberales –y positivistas- de educación laica se desarrollan a mediados del siglo XIX, principios del XX (Europa Laica, 2006).

La educación laica supone la separación del currículo escolar y la religión, dejando así de lado un fomento diario de cierta religión dentro de las actividades escolares; no debe suponer una carga antirreligiosa o la neutralidad. Esto no exime a la educación de incluir las influencias históricas y geográficas que han tenido las distintas religiones en el mundo, ya que éstos son saberes culturales para los estudiantes. La mayoría de constituciones latinoamericanas, presentan a la educación estatal bajo este principio: “Educación Laica, Gratuita y Obligatoria”, enunciado típico de los movimientos liberales independentistas (Europa Laica, 2006).

Los pensadores del siglo XVIII propugnan el secularismo. La idea de laicismo ya estaba en los proyectos educativos de la época revolucionaria. Los hombres de la Revolución fueron formados en instituciones religiosas y los mismos reaccionaron con hostilidad frente a este tipo de educación. Tayllerand (citado en Dorigny, 1989) afirmaba que la moral cívica se debía fomentar en las instituciones educativas, mas no la moral religiosa. Condorcet, por su lado, afirmaba que los principios deben estar basados en la razón y en los sentimientos naturales. Para este pensador, la religión no puede enseñarse como ciencia.

En cuanto al papel del Estado no hubo tanta discusión, según el texto de Dorigny, se contemplan tres posibilidades: en primer lugar, el Estado proporciona educación básica. Donde hay suficiente dinero, habrán suficientes escuelas; la segunda posibilidad es que el Estado se encarga de todo. La estructura se basa en la escuela primaria; finalmente, la tercera posibilidad es que el Estado se encarga de la educación primaria al tiempo que facilita la educación superior.

Condorcet contempla la existencia paralela de institutos privados. Este concepto va acompañado del laicismo absoluto, además estipula que en los establecimientos educativos no se puede enseñar una verdad absoluta. Justamente en este punto, cabe citar con la realidad del Centro de Desarrollo Infantil Tomasito que se destaca por se una institución educativa laica en la cual la libertad de credo se aplica para todos los miembros del mismo.

El análisis del Centro de Desarrollo Infantil Tomasito en cuanto a la formación de su cuerpo docente, al perfil de salida del estudiante, al currículo existente, a la metodología, la obligatoriedad, las fuentes de financiamiento, el papel de la familia y demás aspectos tratados, ha concretado con este ejemplo cómo se desempeña o se desarrolla la educación privada en el Ecuador.

La realidad educativa nacional abarca distintas situaciones que como docentes nos ayudan a percibir cómo se va delimitando y marcando el camino de un estudiante. En un país de las características culturales y sociales como Ecuador, es interesante evaluar cómo cierto sector de la población tiene acceso a la educación privada y el restante debe acceder a lo que otorga el Estado, es decir la educación pública, que se ha visto enfrentada a exigencias que presuponen grandes esfuerzos para mejorar la calidad educativa, cumpliendo con requisitos básicos de formación docente, infraestructura y currículo.

Comparando la Revolución Francesa con la revolución educativa actual, puedo aseverar que nos encontramos en un permanente proceso revolucionario con el fin de mejorar las expectativas educativas con esperanzas de tener sociedades más justas, inclusivas e innovadoras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFIA

Agencia Pública de Noticias del Ecuador y Suramérica ANDES. (2015). La mayor inversión en educación es uno de los logros destacados en el gobierno de Rafael Correa. Recuperado de: http://www.andes.info.ec/es/noticias/mayor-inversion-educacion-es-uno-logros-destacados-gobierno-rafael-correa.html

Chartier, R. (2003) Los orígenes culturales de la Revolución Francesa. Editorial Gedisa, Barcelona.

Cervilla, A. (2008).Familia y Educación Familiar. Narcea: Madrid.

Cullen, C. (1996). Autonomía moral, participación y cuidado del otro. Novedades Educativas: Buenos Aires.

Darnton, R. (1987). La gran matanza de gatos y otros episodios en la historia de la cultura francesa. Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires.

Diccionario Enciclopédico de la Educación (2006). Recuperado de: https://laicismo.org/2006/educacion-laica/308

Diker, G. (2002). Organización y perspectivas de la Educación Inicial en Iberoamérica: Principales tendencias. Recuperado de: http://www.oei.es/linea3/diker.pdf

Dorigny, M. (1989). La citoyennete, un Project (Les projects educatifs de la RF). Comunicación a las jornadas de estudio FFMJC.

Una breve historia de los Derechos Humanos. La Declaración de los Derechos del Hombre y de los Ciudadanos. Recuperado de: http://www.humanrights.com/es/what-are-human-rights/brief-history/declaration-of-human-rights.html

Martínez, M. (2006). Educación y ciudadanía. Revista Iberoamericana de Educación. OEI. Recuperado de: http://www.rieoei.org/rie42a05.htm

Ministerio de Educación. Lineamientos curriculares: Área de Ciencias Sociales, Educación para la Ciudadanía. Recuperado de: http://educacion.gob.ec/wp-content/uploads/downloads/2013/09/Lineamientos_Educacion_Ciudadania_2BGU_170913.pdf

Espinosa, A. (2014). Acuerdo 24. Ministerio de Educación. Recuperado de: http://educacion.gob.ec/wp-content/uploads/downloads/2014/02/ACUERDO-024-14.pdf

Mungarray, A., Valenti, G. (1997). Políticas públicas y educación superior. ANUIES: México D.F.

Solis, D. (2013). El Buen Vivir comienza en la Infancia. MIESPACIO, Revista del Ministerio de Inclusión Económica y Social. Recuperado de: http://www.inclusion.gob.ec/wp-content/uploads/downloads/2013/10/MP.pdf

Nuñez, V. (2013). ¿Qué papel juega la familia en el proceso educativo de los niños? ¿Es la familia un pilar importante en la educación de los hijos?. Revista Digital El Recreo. Recuperado de: http://revistamagisterioelrecreo.blogspot.com/2013/04/que-papel-juega-la-familia-en-el.html

Unidad Educativa Tomás Moro, (2015). Misión y visión. Recueprado de: http://www.tomasmoro.ec/index.php/conocenos/nuestra-cultura/mision

Universidad de Las Américas. (2015)ñ Recuperado de: http://www.udla.edu.ec/internacional/red-universidades-laureate/

 


Educar con Alegría