Que la educación jamás sea incertidumbre

Que la educación jamás sea incertidumbre

Categoría: Artículos

Por: Alegría Crespo, Ph.D

Metodología B-Learning (Santillana)

Dentro de lo vivido en el marco de la pandemia del COVID, ciertamente lo que ha afectado a la sociedad es sentir incertidumbre con respecto al ámbito laboral, al ámbito de la salud, al ámbito de la nueva realidad. Algo que queda claro después de esta experiencia, que aún no ha pasado, es que el proyecto educativo debe seguir con más fuerza, debe seguir con más templanza y tesón. Entonces, la educación se pone de manifiesto nuevamente para ser un área de conciliación, sustento y certeza, un área que potencie al ser humano a ser mejor. 

Debemos tener tranquilidad en este ámbito, así Santillana presenta la metodologíade transformación educativa B-Learning, la cual se enfoca en las necesidades de aprendizaje con una oferta educativa de calidad y sostenibilidad que garantice un óptimo proceso de enseñanza y de aprendizaje. 

 

Los docentes se ven beneficiados al tener un marco pedagógico de diseño instruccional que plasme sus ideas en tareas y actividades proactivas, dinámicas y que convierten al estudiante en protagonista de su aprendizaje. Por otro lado, las instituciones educativas se ven fortalecidas con una metodología que garantiza calidad y toma en cuenta las últimas recomendaciones del Ministerio de Educación en el Plan Educativo Aprendamos en Casa. Los actores principales que son el estudiante y el docente cuentan con los recursos tecnológicos para que sean un canal que potencie el proceso educativo. 

Es sumamente interesante conocer la génesis del término Blended en educación. Su traducción textual es “mezcla” y se refiere a combinar dos entornos de aprendizaje: el presencial y el entorno virtual de aprendizaje. Se ha utilizado el término Blended tanto en la escuela como en la empresa desde finales del siglo XX.

Se pretende una verdadera personalización del aprendizaje con el profesor como tutor y facilitador del conocimiento, mientras que el estudiante es el receptor y va avanzando en el aprendizaje con su propio ritmo y estilo. El contenido es adaptado al nivel de desarrollo de aprendizaje de cada estudiante lo que hace que cubra sus necesidades educativas. 

Una verdadera ventaja del B-Learning es que contempla dos tiempos de enseñanza: sincrónico (interacción entre profesor y estudiante al mismo momento y tiempo) y asincrónico (el estudiante puede acceder al contenido ya grabado en la plataforma las veces que sean necesarias para comprender un contenido o actividad). De esta manera se otorga al estudiante la ventaja de acceder una y otra vez al material disponible hasta poder interiorizarlo. 

Es importante formar al educando actual con el perfil de salida del estudiante del siglo XXI hacia la Cuarta Revolución Industrial que potencie sus habilidades blandas frente a una realidad que estará dirigida por la tecnología. B-Learning de Santillana va fortaleciendo este tipo de habilidades blandas a través de tareas que fortalezcan la comunicación, el liderazgo, la empatía, la resiliencia, el trabajo en equipo. Debido a que otra de las metodologías implícitas en B-Learning es el trabajo colaborativo, se busca fortalecer en los estudiantes la interacción con sus pares y el logro de objetivos comunes. 

La sociedades enfocadas en la innovación se apoyan en las 3C: crear, compartir y cooperar. El estudiante que crea, aporta desde su creación y comparte con el otro y de esta manera coopera en la consecución de los objetivos del equipo. Esto va enfocado a formar estudiantes más cooperativos, generosos y que busquen el bienestar común a partir de su accionar. No solamente se fortalece el aprendizaje individual, sino que se fortalece al aprendizaje social para un mejor país. 

Que la crisis que ha atravesado el mundo, se convierta en oportunidad. Que sepamos transformar lo vivido en un escenario de progreso. Estoy convencida que la educación es la solución. B-Learning se presenta como un alternativa refrescante y segura para que el proyecto educativo continúe. Podemos sentir mucha incertidumbre general y esto también pasará, pero gracias a Santillana tenemos la certeza de que la incertidumbre no está en el ámbito educativo el cual debe ser fortalecido hoy más que nunca. Como decía Mandela “la educación es el arma más poderosa que tenemos para cambiar el mundo” y es así. Metodologías como B-Learning de Santillana respaldan esta postura y ayudan con fuerza a que el proyecto educativo florezca cuando el mundo más lo necesita.


Educar con Alegría